Operation Wolf

0
68
Operation Wolf 8

Publicado por Taito en 1987 para recreativas (la que vemos en la imagen de cabecera), Operation Wolf se convirtió rápidamente en un éxito que no tardó en llegar a multitud de sistemas de la época, incluidas consolas como: NESMaster System, o PC Engine. Así como a prácticamente todos los grandes ordenadores del momento.

El juego apareció en versiones:   

La maquina original ofrecía la posibilidad de jugar con una pistola de luz colocada frente a la pantalla, que además simulaba la sensación del retroceso cada vez que disparábamos. Por aquel entonces no había nada mejor para sentirse dentro de una película de Rambo como echarle unas moneditas a este divertido arcade.

Historia Operation Wolf

Cinco soldados han sido capturados por el enemigo e internados como prisioneros de guerra en un campo de concentración. Roy Adams, miembro de los Boinas Verdes del Ejército de los Estados Unidos, tiene ante sí la misión de internarse en territorio hostil, encontrar pistas sobre la localización de los prisioneros y liberarlos en una huida frenética. Por el camino, deberá encargarse de otros objetivos como destruir una red de comunicaciones enemiga o mermar sus municiones tras asaltar un polvorín.

Operation Wolf tiene algo que no es extraño en los juegos de Taito, pero que a priori uno no se espera en un arcade de este tipo, y son finales múltiples. En efecto, dependiendo del desenlace de la misión veremos cómo si hemos cumplido con éxito el mismísimo presidente Ronald Reagannos felicitará por llevar a cabo el rescate y nos dirá que somos todo un profesional, como en Airbag. Pero si los rehenes no lo cuentan, Ronnie se enfadará y en pocas palabras nos dirá que vayamos apuntándonos a la cola del paro porque jamás volverá a contar con Roy.

Además de las 6 escenas principales existe una “extra” en la que el bando enemigo nos coge por sorpresa y hay que sobrevivir a una emboscada con distintas oleadas de oponentes.

Análisis Operation Wolf

Operation Wolf’ en la 8 bits de Nintendo luce bien. Obviamente los sprites en pantalla son de menor tamaño a los vistos en la recreativa pero estamos, probablemente, ante la mejor adaptación de este clásico para entorno doméstico entre las vistas en máquinas de 8 bits.

Colorido, con cantidad de elementos móviles al mismo tiempo, fluidez en el desarrollo… Los entornos poseen suficientes detalles para hacerlos creíbles y los personajes están suficientemente definidos para saber en todo momento de qué debemos estar pendientes. Gráficamente, en su conjunto, cumple su cometido.

El apartado sonoro es flojo, muy flojo. Exceptuando las melodías de la pantalla de presentación y los cambios entre fases, la música brilla por su ausencia el resto del tiempo. En juego solamente oiremos escasos efectos de sonido al disparar, recibir impactos o cuando el indicador de vida se encuentre bajo, que emite un pitido el cual es más constante a medida que la salud sea menor.

Conclusión

Operation Wolf es de esos juegos que pueden lucir la etiqueta de clásico sin problema ninguno. Puede que sea breve y que carezca de las mecánicas que más adelante se impusieron en los shooters sobre raíles (cobertura, recarga, un estilo más cinematográfico de narración, etc.) pero a cambio es muy posible que todo eso no existiera sin Operation Wolf. Y ahora, basta de charla. Esos rehenes no se van a rescatar solos.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here