Les Chevaliers du Zodiaque: La Legende d’Or

0
128
Les Chevaliers du Zodiaque: La Legende d'Or 11

Les Chevaliers du Zodiaque – La légende d’or (NES, Bandai, 1987),  llamado en Japón Saint Seiya: Ougon Densetsu (La leyenda dorada), este juego de Famicom llegó hasta nuestras tierras, por extraño que pueda parecer (en aquella época que aparecieran este tipo de juegos era poco menos que milagroso).

El juego apareció en versiones:   

La historia es que en nuestro país vecino, Francia, la serie de anime estaba gozando de un éxito sin precedentes, similar a lo ocurrido aquí con Dragon Ball.

Los muñequitos de Bandai se vendían como churros, y la NES también estaba cosechando un éxito espectacular por allí. Así pues, no hay ser un lumbreras para pensar “Caballeros del Zodíaco + NES = exitazo”.

Y así fue como Bandai se marco una adaptación exclusiva para Francia de su título para Famicom, en un cartucho completamente traducido al francés y con algunas melodías cambiadas, y… salimos beneficiados de rebote, ya que como aquí la serie también estaba arrasando en Televisión Española y Tele 5, los avispados vendedores de videojuegos se marcaron el detallazo de importar unas copias del cartucho, que como era PAL B, funcionaba perfectamente en nuestras consolas.

Un fenómeno similar a lo ocurrido con DBZ Hyper Dimension, que no apareció oficialmente en nuestro país, pero se pudo ver en las tiendas mediante la fácil y barata importación desde nuestro país vecino.

Análisis Les Chevaliers du Zodiaque: La Legende d’Or

Les Chevaliers du Zodiaque: La Legende d'Or 10El juego en cuestión y siendo sinceros, no es ninguna maravilla. Además de tener unos gráficos algo desfasados (el título es de 1987 y no lo disfrutamos hasta 1991/1992), la mecánica era bastante peculiar.

Por una parte, llevábamos a Seiya en un juego de acción lateral bastante normalito, en el que podemos pagar, saltar y poco más. Lo curioso es que cuando encontrábamos a un personaje importante, la acción pasaba a vista subjetiva y luchábamos al más puro estilo RPG por turnos, donde el control del Cosmos era la clave del triunfo.

Además, y por si fuera poco, el juego contaba con un importante componente aventurero, ya que teníamos que ir explorando la ciudad y conociendo a los personajes. Marin, Miho y Saori eran las encargadas de orientarnos cuando no sabíamos qué hacer.

Este estilo de juego tan japonés es muy común hoy en día, pero hace 20 y pico años os aseguro que no, y los jugadores se quedaban bastante descolocados. A mi me costó bastante cogerle el truco de pequeño, pero una vez familiarizados a la extraña mecánica, el juego es bastante asequile y, como fan, es bastante disfrutable. Una primera incursión de Seiya en las consolas bastante normalita, pero con el inmenso atractivo de haber llegado a nuestras tierras. Un juego poco menos que mítico, a estas alturas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here