Kung FU

0
293
Kung FU 11

En 1984 se estrenó la película “Kuai can che”, (en España titulada “Los supercamorristas”) siendo una coproducción Hispano-Hongkonesa (sí, suena raro pero así fue), del género de las artes marciales.

Trata sobre dos primos chinos, Thomas y David que trabajan en un puesto ambulante de comida rápida en la ciudad de Barcelona y se ven envueltos junto con un detective chino en una trama de conspiraciones en las que deben rescatar a una chica, llamada Sylvia.

El juego apareció en versiones:   

Os estaréis preguntando que tiene que ver esto con el juego que analizamos hoy, pero es que el videojuego “Kung Fu Master” se inspira en esta película para crear su argumento.

Nos encontramos con un videojuego Arcade en el que Thomas debe rescatar a su novia Sylvia del malvado Dr. X que la mantiene secuestrada en lo alto de un edificio.

Así se resume la esencia de la película en el videojuego. La versión que vamos a analizar es un port que se realizó para la NES, en el cual el nombre del juego quedo reducido simplemente a “Kung Fu”.

Aquí vemos las diferentes portadas según su región: la versiom nipona, la  PAL Europa , y  NTSC – USA.

Análisis Kung FU

Estamos ante un beat’em up sencillo con un estilo muy clásico algo limitado en cuanto a movimientos. Patadas, puñetazos, saltos y golpes a ras de suelo es todo el elenco con el cuenta el protagonista, Thomas, para salvar a su novia Sylvia secuestrada por Mr. X.

A lo largo de 5 niveles recorreremos cada una de las plantas de una pagoda. El desarrollo es completamente horizontal sobre un suelo liso sin ningún tipo de obstáculo más allá de los adversarios. Éstos se suceden en abundancia para tratar de cortarnos el paso y hacernos bajar nuestro medidor de salud ya sea a base de golpes o de molestos agarrones. Al final de cada una de estas fases nos espera un enfrentamiento contra un jefe que tratará de impedir que sigamos adentrándonos en el edificio.

Técnicamente es un arcade limitado sin apenas destacar en materia gráfica. Sprites parcos en detalle con movimientos en consonancia se suceden sobre escenarios sin apenas decoración y haciendo un uso escaso de la paleta de colores de la consola. Los enemigos menores se repiten con parca variedad.

Las melodía son pegadizas y acabarás por tararearlas en alguna ocasión debido a su buena base rítmica. El problema es que son pocas las canciones a escuchar y al final acaban por hacerse repetitivas, cansando al jugador que le dedique tiempo al juego.

Kung FU 8

Conclusión

Kung Fu fue uno de los primeros cartuchos que aparecieron para NES, durante el mismo año de su salida en el mercado norteamericano, y su marcada estética ha hecho sencillo diferenciarlo a lo largo de los años.

No es uno de los grandes pero sí tiene algo especial que consigue que se le recuerde tras casi 30 años además de haber marcado el camino para un género que, evolucionando desde la base del título que nos ocupa, ha conseguido obras brillantísimas con las que deleitarnos. Nunca está de más rendir pleitesía a algunos de los pilares sobre los que se sustenta nuestro hobby.

Un juego recomendable para todo tipo de jugador, que merece la pena probar por lo bien que ha envejecido y en el peor de lo casos no te llevará mucho tiempo terminarlo, por lo que si no te gusta, no le deberás dedicar más de diez minutos.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here