Dragon Ball

0
304
Dragon Ball 9

Lllamado Dragon Ball – Shen Long no Nazo en Japón, esta primera aventura ocurrió allá por 1986. Fue el segundo videojuego de Dragon Ball. Muchas versiones indican que fue el primero pero el Dragon Daihiky, para la consola Cassette Vission, salió un mes antes que el Shenlong No Nazo. Dragon Power fue su nombre en usa.

A simple vista es un plataforma de vista cenital que usa las bases de los típicos Beat Em Up de toda la vida pero de una forma bastante sencilla, vamos, que aquí no quisieron complicarse y fueron a lo seguro.

El juego apareció en versiones:   

Análisis Dragon Ball NES

Como todo buen beat’em up que se precie, engalanado por ligeros toques de RPG, reviviremos los combates estelares del anime, reproduciendo las técnicas propias de cada luchador, tales como el poderoso Kame Hame Ha o el uso del bastón mágico.

A modo de curiosidad, también fue el primer título de NES traducido íntegramente al francés, tal como lo pudimos disfrutar en el viejo continente europeo. Si bien es justo reconocer que la traducción deja bastante que desear, aunque no por ello resulte menos meritoria.

En 1992 este juego fue portada de la revista española Hobby Consolas, provocando revuelo entre los fanáticos españoles debido a que no había llegado ningún juego de Dragon Ball a España. Para desgracia de los fanáticos este videojuego tampoco llegó en ese momento.
En América no sólo cambió su nombre, sino también muchos elementos del juego para no tener problemas por la licencia de Toei.

El sistema de juego es muy acorde a lo ofrecido la época, es decir, la imposibilidad de grabar partida y la dificultad del mismo.

Conclusión

Es necesario recalcar la considerable duración del juego, y un apartado gráfico bastante acertado para tratarse de una primera toma de contacto con el universo de Goku y compañía, en el que se recrean de forma fidedigna todos los personajes, escenarios y ataques de la serie.

Por ello, Shenron no Nazo encantará a los fans del manga y amantes de lo clásico, aunque fue ampliamente superado por sus respectivas secuelas, hasta llegar al fenómeno de masas en que se han convertido hoy día.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here