Disney’s Darkwing Duck

0
171
Disney's Darkwing Duck 7

En esta ocasión nos toca rememorar al famoso pato Darkwing, cuyas andanzas cómicas en la televisión hicieron las delicias entre los más jóvenes.

Soy el chicle que se pega a tu pelo, soy la llamada que te despierta de madrugada, soy la bola de pelos que tapa tu cañería, soy la batería que no viene incluída, soy… ¡el Pato Darkwing! Con frases para la posteridad como estas se presentaba esta parodia de superhéroe, nacido como spin-off de la propia DuckTales (y con Joe McQuack como compañero de Darkwing tras ser despedido por Gilito).

La serie de animación aguantó en antena de 1991 a 1995, con casi 100 capítulos a sus espaldas. Pero las tontadas de la serie y las mofas continuas a Marvel y DC  permitieron que siguiéramos disfrutando de sus aventuras en los cómics de la editorial BOOM!, terminando finalmente la andadura de este desastroso vigilante en octubre de 2011.

Debido al éxito del programa, Capcom se puso manos a la obra una vez más y en 1992 nos regaló un estupendo plataformas de acción para los sistemas de 8 bits de Nintendo. Y lo cierto es que, estamos ante un clónico de Mega Man, lo cual no es en absoluto algo negativo si tenemos a Keiji Inafune, a la cabeza del desarrollo del juego.

Lo que sería un juego del montón más, se convierte en un juego notable repleto de momentos memorables, enemigos descacharrantes, secciones de plataformas con las que tirarse de los pelos y mucho, mucho carisma.

El juego apareció en versiones:   

La historia

Drake Mallard es un pato normal por el día, pero cuando cae la noche y el crimen asola la ciudad se convierte en el pato Darkwing, un héroe al servicio de los inocentes.

Con esta base tan manida (mil veces utilizada en cómics) dio inicio este spin-off de PatoAventuras, creado por también por Tad Stones y convertido en una serie de 96 episodios entre 1991 y 1992. Capcom mantenía los derechos sobre los personajes de Disney, así que de nuevo fue el encargado de desarrollar un videojuego basado en la licencia.

Una base que por otro lado era perfecta para ser traspasada al ocio electrónico, por su estética más oscura y la mayor presencia de la acción.

Análisis Disney’s Darkwing Duck

El pato Darkwing fue el tercer título original de la compañía en utilizar la base de Megaman, de forma mucho más evidente que en el anterior Chip y Chop: tanto el diseño de niveles como la dificultad.

En concreto, el motor sobre el que se movía el título era el de Megaman 5 incluyendo como principales cambios las armas de protagonista y otras habilidades, como devolver algunos proyectiles a los enemigos utilizando para ello su capa. Tokuro Fujiwara volvía a actuar como productor, mientras que en esta ocasión las melodías corrían a cargo de Yasuaki Fujita, compositor de Megaman 3 y Megaman 4. Lamentablemente, pese a su calidad, su secuela nunca llegó a ver la luz a pesar de haberse anunciado la intención de realizarla poco después de salir éste a la venta. Eso sí, el personaje vio ampliadas sus aventuras con un correcto título exclusivo de TurboGrafx-16.

A nivel técnico el juego cumple con creces, ya que estamos ante uno de los títulos del último ciclo de vida de NES (no en vano, Super NES ya llevaba un tiempo pisando fuerte). Los escenarios son muy coloridos, con un buen nivel de detalle y los personajes cuentan con bastantes animaciones para la época. Lo mismo se puede decir del apartado sonoro, que explota el chip de sonido de la consola y nos regala las clásicas canciones que terminaremos tarareando inconscientemente como idiotas tras varias partidas.

Conclusión

En definitiva, Darkwing Duck es un plataformas de acción divertido y desafiante, y que al igual que DuckTales, es hijo de su tiempo, una época en la que los juegos eran cortos pero condenadamente complicados, algo que en absoluto impedía que los usuarios de por aquel entonces pasaran incontables horas disfrutando de sus flamantes cartuchos.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here