Castlevania III: Dracula’s Curse

0
312
Castlevania III: Dracula's Curse 8

Llegamos al tercer juego de la saga y último para la NES, que en un giro sorprendente no se trata de una secuela del II sino precuela del I, donde llevamos a un ancestro de Simon Blemont.

Castlevania (Akumajō Densetsu o Akumajo Dracula, como es conocido en su Japón natal), debutó en el Famicom Disk System el 26 de septiembre de 1986. El juego fué creado por Konami en el año 1989 para la NES.

El juego apareció en versiones:   

La historia Castlevania III: Dracula’s Curse

El equipo de desarrollo, liderado una vez más por Hitorshi Akamatsu, estaba en un brete: el castillo de Drácula solo podía emerger cada 100 años, y la franquicia apenas había comenzado a andar, por lo que prescindir del héroe de la primera entrega no era una opción.

El protagonistas de este juego es Trevor Belmont, un ancestro de Simon Belmont,que portando el mismo Vampire Killer, debe enfrentarse a las hordas de Drácula para vencer al señor oscuro.

El contexto de este juego es el año 1476 y conocemos un poco más el trasfondo de Drácula, resulta que han matado a su mujer Lisa y ahora clama venganza contra la humanidad.

Resulta que por esos tiempos, la iglesia temía los poderes del clan Belmont y fueron exiliados, pero ante la aparición de Drácula, se hizo necesaria su presencia, en este caso la de Trevor. Sin embargo no estará solo en esta aventura, varios personajes se le unirán a lo largo de ella.

La excusa argumental que se sacaron de la manga fue de traca: antes de desaparecer, el Conde había lanzado una maldición contra Simon, por lo que el joven Belmont debía reunir las cinco partes del cuerpo de Drácula y llevarlas a las ruinas del castillo para romper el hechizo.

Otro habría preferido dejarse morir antes de volver a invocar al Mal, pero oye, si lo hubiera hecho nos habríamos quedado sin juego.

Análisis Castlevania III: Dracula’s Curse

Simon’s Quest desplegaba un desarrollo mucho menos lineal que su antecesor. Por supuesto, volveríamos a enfrentarnos a latigazos contra ejércitos de horripilantes criaturas, pero esta vez tendríamos que hacerlo en el trayecto entre diferentes pueblos. Esta vez tocaba hablar con lugareños, comerciar con corazones y procurar no estar fuera de los núcleos de la población cuando cayera la noche.

Tras superar determinados combates contra jefazos, podremos incorporar un segundo personaje a nuestras filas, cada uno dotado de habilidades especiales:

  • Sypha Belnades, la hechicera, que en un principio no se sabe que es mujer, se descubre al final. Débil en ataque físicos pero muy poderosa con su magia. Al final se casa con Trevor y esto permite después que el clan Belmont pueda usar la magia.
  • Grant Danasty, un pirata que domina las artes de las armas de forma muy eficaz, es rápido y fuerte, aunque personalmente no es un personaje que haya calado muy hondo.
  • Alucard, el hijo de Drácula y Lisa. Que sorprendentemente, probará la valía de Trevor y se unirá a el para destruir a su propio padre. Posee muchas de las habilidades características, transformarse en murciélago y lanzar  bolas de fuego.

lo que abría aún más el abanico de posibilidades en un cartucho que, de salida, ya nos permitía elegir entre diversas rutas a lo largo de la aventura. Por desgracia solo podíamos acompañarnos de uno a la vez, así que encontrar un nuevo aliado suponía despedir al anterior.

El gameplay del juego se aleja de los toques aventureros del II y vuelve a lo visto en el I. Es decir, sroll lateral plataformero fulminando enemigos y recogiendo corazones, subarmas, etc. Sin embargo, no es tan lineal como el I, ya que después de cada fase, podemos escoger que ruta seguiremos, marcando mucho a quienes conoceremos a lo largo del juego y la ruta que seguiremos, hay quince niveles, por lo tanto la rejugabilidad de este título es muy alta.

La Saga

Conclusión

Dracula’s Curse era, y sigue siendo, una auténtica maravilla. Es difícil como el infierno, pero ni siquiera la frustración de perder vidas y vidas consigue borrarte la sonrisa de la cara mientras subes por la torre del reloj, te balanceas en los péndulos gigantes o descubres por primera vez a los peculiares compañeros de viaje que encontrará Trevor Belmont, el antepasado de Simon.

Debo decir que creo que este es el mejor castlevania de NES y además esto de llevar a varios personajes se repetirá más adelante, primero en el MODO JULIUS de Castlevania Dawn of Sorrow, donde llevamos a Julius Belmont, Yoko Belnades y Alucard, un guiño clarísimo a este castlevania III.

Después el Portrait of Ruin basará su premisa en esto de llevar a dos jugadores. Sin duda, este castlevania III es uno de esos juegos que hay que jugar si o si.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here